Reunificación de deudas

¡Cuántas veces hemos pensado en lo mucho que estamos pagando cada mes en los recibos de los préstamos, las tarjetas de crédito o las cuotas de la financiación del vehículo!. No nos damos cuenta que todas las compras que realizamos a crédito, que en cada caso particular no supone un gran esfuerzo, cuando se juntan a primeros de cada mes nos encontramos con una suma considerable. Es el momento de pensar en una reunificación de deudas.

Prestador Es hora de ponerseе Interés 0% Primer préstamo Max préstamo Período Obtener préstamos
vivus 15 min Yes 50 – 300 € 900 € 30 días
netcredit 15 min Yes 50 – 300 € 600 € 30 días
solocredit 15 min Yes 50 – 800 € 800 € 30 días
Dineo 8 min Yes 50 – 300 € 300 € 30 días
creditomovil 15 min No 50 – 300 € 700 € 30 días
Moneyman 15 min No 50 – 1200 € 1200 € 4 meses
twinero 10 min No 50 – 300 € 600 € 30 días
onlinecredit 15 min No 50 – 300 € 1400 € 4 meses
creditstar 10 min No 50 – 300 € 1000 € 3 meses
Ferratum 10 min Yes 50 – 1000 € 1000 € 45 días
cashper 15 min No 50 – 500 € 500 € 30 días
kredito24 5 min No 75 – 750 € 750 € 30 días
zaplo 10 min No 300 – 2500 € 2500 € 24 meses
contante 15 min No 50 – 500 € 500 € 30 días
creditocajero 10 min No 50 – 300 € 300 € 31 días
savso 15 min No 100 – 300 € 900 € 6 meses
monedo 45 min No 100 – 5000 € 5000 € 24 meses
kyzoo 20 min No 100 – 300 € 800 € 30 días
pepedinero 15 min No 50 – 250 € 50 € 30 días
okmoney 10 min No 50 – 300 € 600 € 30 días
Viaconto 15 min No 50 – 600 € 600 € 30 días

También es necesario tener en cuenta que la mayor parte de este tipo de financiaciones se realiza a unos tipos de interés bastante elevados, puesto que casi todos ellos se enmarcan en el modelo de préstamos particulares al consumo. Si además resulta que algunos tienen más de 4 años, con la caída de los intereses de los últimos tiempos, estamos pagando cuotas superiores a las vigentes en la actualidad.

Ya va siendo la hora de pensar en la reunificación de préstamos, puesto que la carga sobre la economía doméstica se está haciendo insoportable. Con ello conseguiremos reducir las cuotas mensuales mediante la ampliación de los plazos de financiación. Lo más habitual es agrupar las deudas bajo un único crédito, normalmente hipotecario, mediante la ampliación del préstamo que tenemos sobre la vivienda habitual, o si es el caso la segunda vivienda de vacaciones. De esta manera conseguiremos una única cuota a un tipo de interés más reducido, y sobre todo a más largo plazo. Aunque es posible que a la larga paguemos más dinero de intereses, en el día a día notaremos sus efectos disponiendo de mayor liquidez para hacer frente a todos los gastos cotidianos.

Otra fórmula para refinanciar préstamos, sobre todo los más antiguos, es contratar una nueva financiación, en otra entidad, a un tipo de interés más reducido, debido a las continuas bajadas en el mercado de tipos, con el objeto de amortizar los primeros. Aquí debemos tener en cuenta las condiciones del préstamo inicial y valorar si existen y a cuánto ascienden las comisiones por amortización anticipada, que nos pueden llevar al traste con la operación.

También podemos refinanciar préstamos hipotecarios, por la vía de ampliar el plazo de amortización del crédito existente, mediante una novación del mismo, de manera que se reducen las cuotas por la bajada de la cantidad amortizada mensualmente. En esta caso también el coste total de la financiación es mayor debido al aumento en el tiempo del pago de intereses.

reunificación de deudas¿Cuándo es conveniente realizar una reunificación de deudas?

Aunque hemos visto que este tipo de operaciones pueden resultar más costosas a largo plazo, para proceder a una reunificación de préstamos debemos tener en cuenta la economía doméstica del día a día. Es mucho mejor poder hacer frente a todos los gastos de una manera desahogada, que tener que estar siempre en la cuerda floja, puesto que llegará un momento que esta se rompa y nos caeremos al vacío. Cuando se atrasan los pagos de las cuotas y estas se acumulan, las entidades financieras toman el camino de los embargos y los desahucios. Es necesario tomar medidas antes.

Es necesario realizar una reunificación de deudas, cuando estamos incluidos en los listados de morosidad ANSEF o RAI, o simplemente cuando estamos en riesgo de estarlo, pues esto evitará problemas en un futuro para conseguir apoyo financiero, ya sea por cuestiones personales o profesionales.

En otros casos menos acuciantes, y ante bajadas de tipos de interés continuadas, es muy conveniente refinanciar préstamos a tasas elevadas por otros más adecuados a las condiciones del mercado actual. Y al revés, también puede cambiar la tendencia de los tipos al alza; en estos casos lo más conveniente es modificar el contrato de financiación a un tipo de interés fijo frente al variable.

¿Cómo debemos afrontar la reunificación de préstamos?

Aparentemente, la primera opción para una reunificación de deudas sería ponerse en contacto con su banco habitual, donde tiene suscrito el préstamo hipotecario de su vivienda y exponerle su situación. El problema es que las entidades financieras tradicionales son muy recias a los cambios, a no ser que les reporten beneficios importantes, por lo que la negativa será la contestación más habitual. Podríamos decir que con una modificación del plazo de amortización el banco sale ganando, pero muchas veces los propios empleados de la banca no tiene la capacidad de decisión ni la preparación suficiente para afrontar este tipo de situaciones y optan por la postura más cómoda.

Existen en la actualidad empresas mediadoras, que negocian con los bancos, conocen la legislación que ampara al consumidor y son capaces de conseguir la reunificación de deudas frente a la posición más conservadora de estas entidades financieras, en unas condiciones beneficiosas para sus clientes. Lógicamente, estas empresas negociadores cobran sus honorarios, que suelen ser comisiones sobre el resultado de la nueva financiación, de manera que si esta resulta mejor para su cliente sus minutas son más elevadas. Por este motivo estas compañías intentan en todos los casos negociar al límite a favor de nuestros intereses.

En todo caso siempre es conveniente informarse de las condiciones finales de la refinanciación del préstamo, intereses, plazos o comisiones y realizar todos los números necesarios para saber el coste real de la reunificación de préstamos, de manera que no tengas que arrepentirte en un futuro por la falta de información. También es bueno estudiar distintas alternativas en distintas entidades financieras, puesto que, entre ellas existe competencia. No pensemos que por ser cliente habitual del banco nos van a mirar con mejores ojos y hacernos un favor; si no les llevamos un buen negocio, no nos hacen ni caso.

En la situación de bajadas o subidas de los tipos de interés las operaciones de refinanciar préstamos suelen ser más sencillas y seguramente buscando ofertas en las distintas entidades financieras, incluso aquellas que operan por internet, conseguiremos unos intereses más adecuados al mercado. Eso sí, tendremos que comprobar si nuestros prestamos actuales tienen cláusulas de penalización por amortizaciones anticipadas, que nos impidan beneficiarnos de las mejores condiciones de los tipo de interés actuales o futuros.