Prestamos rapidos

Hay momentos en los que tienes que hacer frente a algún gasto imprevisto, o simplemente, estás pensando en darte ese pequeño capricho que llevas tiempo esperando y deseas cumplir. ¿Qué hacer cuando llega el pago trimestral del IVA, si eres autónomo y aún no has cobrado las facturas, o cuando tienes que pagar una multa de tráfico inesperada? Para afrontar éstas situaciones imprevistas, lo más indicado es recurrir a los créditos rápidos online desde tu ordenador, tablet o smartphone y solicitar la cantidad de dinero necesaria para afrontar este tipo de situaciones.

Prestador Es hora de ponerseе Interés 0% Primer préstamo Max préstamo Período Obtener préstamos
vivus 15 min Yes 50 – 300 € 900 € 30 días
netcredit 15 min Yes 50 – 300 € 600 € 30 días
Dineo 8 min Yes 50 – 300 € 300 € 30 días
creditomovil 15 min No 50 – 300 € 700 € 30 días
Moneyman 15 min No 50 – 1200 € 1200 € 4 meses
twinero 10 min No 50 – 300 € 600 € 30 días
solocredit 15 min Yes 50 – 800 € 800 € 30 días
onlinecredit 15 min No 50 – 300 € 1400 € 4 meses
creditstar 10 min No 50 – 300 € 1000 € 3 meses
Ferratum 10 min Yes 50 – 1000 € 1000 € 45 días
cashper 15 min No 50 – 500 € 500 € 30 días
kredito24 5 min No 75 – 750 € 750 € 30 días
zaplo 10 min No 300 – 2500 € 2500 € 24 meses
contante 15 min No 50 – 500 € 500 € 30 días
creditocajero 10 min No 50 – 300 € 300 € 31 días
savso 15 min No 100 – 300 € 900 € 6 meses
monedo 45 min No 100 – 5000 € 5000 € 24 meses
kyzoo 20 min No 100 – 300 € 800 € 30 días
pepedinero 15 min No 50 – 250 € 50 € 30 días
okmoney 10 min No 50 – 300 € 600 € 30 días
Viaconto 15 min No 50 – 600 € 600 € 30 días

Los minicréditos rápidos están pensados para resolver problemas económicos de menor cuantía pero de una urgencia apremiante, que pueden colocarte en incómodas situaciones y que si no se resuelven pueden ocasionar unos gastos más importantes. También son de gran utilidad para permitirte ese regalo o capricho que tanto tiempo llevas esperando.

Los requisitos básicos para poder obtener este tipo de financiación, ágil y eficaz, son los siguientes:

  • Ser mayor de edad
  • Residir en España y tener Documento Nacional de Identidad válido o tarjeta de residencia en vigor.
  • Ser titular de una cuenta bancaria activa en la que poder ingresar el dinero

Es muy conveniente disponer de una fuente de ingresos habitual y recurrente para poder garantizar la devolución de las cantidades prestadas, tal como una nómina, pensión o prestación por desempleo. Si trabajas por cuenta propia podrás justificar los ingresos con las declaraciones fiscales trimestrales.

¿En qué consisten los créditos rápidos online?

Se trata de una modalidad de financiación, habitualmente de pequeñas cantidades económicas, (hasta un máximo de 3.000 € por lo general), que se puede solicitar directamente desde la página web correspondiente rellenado una solicitud y presentando el DNI. Puesto que en los préstamos rápidos las cantidades son relativamente pequeñas y no requieren mayores papeleos, en un plazo inferior a 24 horas después de aceptada la transacción, el dinero estará depositado en la cuenta del solicitante.

prestamos rapidosLos créditos rápidos online se conceden y devuelven con facilidad y agilidad, siempre y cuando el plazo de devolución propuesto sea realista y compatible con el de la economía doméstica. No es conveniente solicitar préstamos que excedan la capacidad de devolución del solicitante para no convertir la solución en un nuevo problema.

Existen dos grandes tipos de créditos rápidos online, en función de su cuantía económica y con diferentes condiciones, pero con una formulación similar:

  • Los minicréditos rápidos, pensados para pequeñas cantidades, generalmente inferiores a 1.000 euros, con una concesión prácticamente inmediata una vez presentada la solicitud y copia del documento nacional de identidad. No es necesaria la presentación de la nómina y el plazo de devolución suele ser inferior a tres meses.
  • Los préstamos rápidos, de hasta 3.000 euros, con plazos de amortización de entre seis meses a tres años. En estos casos suele ser necesaria la justificación de unos ingresos mínimos mediante la presentación de la nómina, si el solicitante trabaja por contrato, o la declaración de la renta si es autónomo.

También pueden solicitarse préstamos online por cantidades superiores. En ese caso, la documentación a presentar debe justificar unos ingresos regulares. Es habitual que la financiera pregunte el motivo para el cual se solicita la financiación y algún tipo de garantía adicional. Una vez comprobada la veracidad de la información, el crédito se concede en un plazo máximo de 48 horas.

En la actualidad existen gran cantidad de entidades financieras que operan en la red y ofrecen este tipo de financiación. Merece la pena perder un poco de tiempo para examinar con detenimiento la gran variedad de ofertas que existen antes de tomar la decisión definitiva. Desde minicréditos gratis, sin gastos ni honorarios para captar nuevos clientes, hasta créditos con ASNEF, para los casos en los que el solicitante esté incluido en algún registro de morosidad.

Existe realmente un mercado muy competitivo en la financiación de minicréditos, con una gran oferta, algo que beneficia a los consumidores a la hora de poder elegir entre las distintas posibilidades para obtener el dinero para un capricho o necesidad, según el caso.

¿Cómo puedo pedir un préstamo online?

Para solicitar uno de estos novedosos préstamos solamente necesitas un dispositivo electrónico con conexión a internet y una cuenta de correo electrónico. Un ordenador portátil, una Tablet o un smartfhone es suficiente para conseguir el dinero sin demasiada dificultad:

  • Accedes a la página web de la compañía financiera que hayas elegido de entre la gran variedad de ofertas que existen en internet. Una vez que encuentres las condiciones de financiación que mejor se adapten a ti, solo tienes que solicitarlo con un simple clic en la pestaña de créditos rápidos.
  • Escoges la cantidad y el plazo de devolución. Posteriormente deberás rellenar un sencillo formulario con tus datos personales para entrar en la base de clientes de la entidad.
  • Una vez registrado en la financiera online, deberás facilitar la documentación necesaria para poder ser identificado legalmente y realizar el contrato del préstamo. Los documentos exigidos en general, son el documento nacional de identidad y el número de cuenta bancaria en vigor, a nombre del solicitante, para realizar el ingreso.
  • Una vez aprobado el crédito, trámite que la mayoría de las veces requiere no más de unos minutos, recibirás a través del correo electrónico el contrato de financiación. En el momento que confirmes tu aprobación al mismo se te realizará la transferencia a tu cuenta corriente o tarjeta de crédito de la cantidad acordada. En función de las distintas entidades financieras, en un plazo máximo de 24 horas tendrás el dinero en tu poder.

Es importante, de cualquier manera, leer detenidamente las cláusulas del contrato y en el caso de no entender alguna, no quedarse con la duda y preguntar. Todas las compañías que operan en la red disponen de un servicio telefónico o chat online, para la aclaración de las condiciones de la financiación, que estarán encantados de resolver de buen grado las dudas y preguntas que pueden tener los clientes.

Financiación online o tradicional: ¿cuál es más conveniente?

¿Qué diferencia existe entre los créditos rápidos online con los métodos de financiación tradicionales?

  • En primer lugar, se evita la incomodidad que supone la visita a la entidad financiara habitual para contarle a un desconocido tus problemas económicos y esa sensación de ser examinado y juzgado. El sistema de solicitud online nos permite presentar nuestra solicitud de forma rápida sin tener que depender de la opinión del empleado del banco.
  • Puesto que en la mayor parte de los casos la cantidad solicitada es de menor cuantía, el riesgo para la entidad financiera es muy reducido, por tanto, no debemos justificar nuestra vida y milagros en materia económica, ni tenemos que presentar garantías ni avales de terceras personas. Simplemente con un contrato firmado entre ambas partes y nuestra garantía personal o profesional es suficiente para obtener el préstamo.
  • Otra de las ventajas de estos préstamos es que siempre sabemos lo que vamos a pagar. No te complican la vida con interés fijo o variable, o tasas y comisiones ininteligibles. Cuando solicitas el dinero y marcas el plazo de devolución, ya sabes lo que vas a devolver. Este tipo de préstamos no se basa en tipos de interés al uso, sino que se cobran unas cantidades fijas estipuladas por honorarios de gestión.
  • La burocracia y el papeleo es otro de los inconvenientes de las entidades financieras al uso, puesto que para cualquier operación de crédito, por modesta que sea, hay que presentar un buen montón de papeles. Nóminas, contratos, declaraciones de la renta y/o del IVA, justificación de otros préstamos, declaraciones de bienes, garantías, avales,… ¡te cansas de buscar documentos, que en muchos casos, solo valen para que el empleado de turno justifique su sueldo! En los préstamos rápidos, en la mayor parte de los casos, solo precisas hacer la solicitud, facilitar tu DNI y ¡asunto resuelto!
  • La rapidez en la concesión de los préstamos es otra de las grandes diferencias con respecto a la banca tradicional. Para cualquier operación financiera en tu oficina del banco parece que el tiempo se detiene, nadie tiene prisa y “existen muchas solicitudes que estudiar, no solo la tuya”, una expresión muy habitual. Y lo peor de todo es que en muchos casos la respuesta es negativa, porque “en el departamento de riesgos no acaban de verlo”. En los créditos rápidos online, la respuesta es inmediata, objetiva y transparente.
  • La comodidad de realizar la operación en cualquier lugar, a través de internet. Desde tu casa, sin la necesidad de realizar incómodos traslados a la oficina del banco, con la consiguiente pérdida de tiempo. O desde tu despacho mientras realizas otras operaciones mercantiles. No es necesario pasar por el interrogatorio del empleado de banca de turno, al que debes que contarle todos tus problemas. Se hace desde tu ordenador personal con la correspondiente confidencialidad y sin pasar por situaciones incómodas.

¿Se necesitan avales o garantías para acceder a los créditos rápidos?

prestamos onlineRealmente no, puesto que se trabaja con cantidades económicas que no precisan de terceras personas o entidades que avalen con sus bienes la devolución de estos préstamos. De todas formas en ningún caso de estos minicréditos se solicitan garantías materiales propias o de otros avalistas para la aprobación y concesión del dinero.

Al contrario que los bancos tradicionales, las compañías que operan en internet, buscan la sencillez del trato con el cliente, aunque eso suponga algo más de riesgo. De todas formas sus estadísticas de morosidad son muy similares al del resto del sistema financiero. En este país a la mayor parte de la gente le gusta pagar sus deudas; además prefieren hacerlo por sus propios medios si recurrir a terceros, aunque sean amigos o familiares.

¿En que situaciones es interesante acceder a los créditos rápidos online?

En realidad, salvo que seas una gran empresa, los préstamos rápidos son la solución definitiva para cualquier tipo de financiación doméstica, o en el caso de los autónomos, para las habituales necesidades de liquidez.

¿Tienes que reformar el baño de tu vivienda porque el abuelo se ha vuelto a caer y ya no puedes esperar más a cambiar la peligrosa bañera por la seguridad de una ducha? ¿Estás harto de pagar los recargos de la Seguridad Social o la declaración trimestral del IVA, por retrasarte dos días en el pago? No hay duda de que este tipo de créditos, por su rapidez y facilidad en la gestión, son la solución a este tipo de problemas tan habituales para la inmensa mayoría de los ciudadanos.

¿Cómo puedo devolver el dinero prestado mediante los créditos rápidos online?

creditos rapidos onlineLas enormes ventajas que tenemos para devolver el dinero es otro de los grandes atractivos de estos modernos sistemas de financiación. Se puede realizar una amortización anticipada sin costes, esto es, puedes devolver el dinero antes del plazo estipulado sin que te cobren las correspondientes comisiones y así ahorrarte un pico en intereses.

En otros casos, si no dispones de efectivo, puedes pedir una ampliación del plazo de devolución, normalmente de hasta un mes, y reembolsar el dinero sin tener que pagar los incómodos intereses de demora, que te exigirían cualquier entidad financiera tradicional. Estas prórrogas siempre serán más económicas que los citados intereses de demora, aunque es imprescindible solicitarlas antes del vencimiento de los plazos de devolución.

Frente a la incomodidad en la gestión de los préstamos de los bancos convencionales, con el examen continuo del director de la oficina, el tiempo perdido en papeleo y la probabilidad de llevar una negativa en la concesión del préstamo, encontramos una alternativa de financiación rápida y eficaz. Los préstamos rápidos que nos permiten, desde la comodidad de nuestro hogar o despacho, gestionar los problemas económicos en un plazo breve, sin tener que poner buena cara “por si acaso” y con una resolución positiva inmediata. ¡Los microcréditos rápidos ayudan a resolver los pequeños problemas cotidianos del día a día!