Blog

Errores en la economía doméstica de los que no somos conscientes

Muchas personas ven cómo un crédito asnef las salva de un desastre económico que nunca pensaron, podrían llegar a sufrir. Para no llegar a este punto, lo mejor es intentar tener una economía doméstica saneada y no cometer errores que nos hagan gastar demasiado.

Es importante pensar que la vida da muchas vueltas, y hacer gastos innecesarios que en un momento determinado no parecen importantes nos puede pasar factura más adelante.

Los gastos extra en los viajes de ocio pueden superar el importe del viaje

Al contratar unas vacaciones, muchas veces solo consideramos gasto el viaje y el alojamiento, cuando en realidad los gastos en los que incurrimos en los extras a veces son mayores que estos. Tiramos de tarjeta a la hora de comprar y comer fuera durante las vacaciones y nos decimos a nosotros mismos que “es un capricho porque estamos de vacaciones”. Para evitarlo, lo mejor es establecer de antemano un presupuesto de ocio para los viajes vacacionales.

Las rebajas se pueden convertir en el peor enemigo de tu cartera

Las gangas solo son gangas si realmente necesitamos el producto. Durante las rebajas es cuando más se producen compras compulsivas que no significan de ningún modo un ahorro para la economía familiar. Para evitarlo, antes de salir de casa decide los artículos que necesitas comprar y el presupuesto del que dispones. Por mucho que te parezca que todo está muy barato, no debes caer en la tentación de pasarte comprando.

Una buena idea puede ser llevar tu presupuesto en metálico en lugar de pagar con la tarjeta de crédito. De esta forma serás mucho más consciente de lo que gastas y podrás ceñirte a la cantidad decidida previamente.

¿Muebles caros o muebles baratos?

Cuando se estrena casa, la ilusión por decorarla nos arrastra hacia muebles preciosos y carísimos. Antes de endeudarte, piensa bien cuáles de esos muebles tan caros merecen realmente la pena. Probablemente la respuesta sea una solución de compromiso, teniendo en cuenta tus preferencias y tu modo de vivir.

Afortunadamente, en la actualidad hay muebles muy baratos con un diseño bonito que pueden hacer la función necesaria durante bastantes años. Si planeas mudarte al cabo de un tiempo, no merece la pena gastar mucho dinero en costosos muebles que muy probablemente no se adapten a tu nuevo hogar, sobre todo si tus ingresos son limitados.

Otra forma de abordarlo es hacer una lista de los muebles imprescindibles para entrar a vivir e ir comprando los demás poco a poco con el dinero que vayas ahorrando.

Ahorra parte de los ingresos inesperados.

Con estos ingresos ocurre algo muy curioso, y es que, como no nos ha costado trabajo ganarlos, los apreciamos menos y tendemos a gastarlos más rápidamente. Si recibes una cantidad de dinero que no esperabas, intenta ahorrar como mínimo la mitad. No pasa nada por darse un capricho que no desbarata la economía familiar, pero siempre hay que pensar que quizás nos haga falta más adelante, y no es probable que volvamos a encontrarnos con una posibilidad de ahorro como esa.