Blog

Disfruta con inteligencia de un guardarropa para cada ocasión

En el mundo actual, en muchas ocasiones la imagen lo es todo. Y, sin embargo, las compras de ropa son, en la mayoría de las ocasiones, compras compulsivas que no siguen una estrategia unificada. Por eso, ni solicitando el mejor préstamo personal podremos tener todas las prendas que deseamos o necesitamos si no seguimos un plan claro.

Haz limpieza de tu armario

Es lo que más pereza da, sin duda. Volverse a probar la ropa, comprobar que ciertas prendas ya no nos sirven, como sospechábamos… Pero hay que armarse de valor, vaciar el armario y comenzar la limpieza.

Todos guardamos prendas muy desgastadas porque nos traen recuerdos y las tenemos un cariño especial. En este caso, una opción puede ser guardar un par de prendas en el trastero (que ya tiraremos en la siguiente limpieza) y deshacernos de las demás.

Con todo nuestro guardarropa expuesto delante de los ojos, hemos de hacer un esfuerzo por desechar aquellas prendas que han quedado realmente desfasadas y nos dan un aire antiguo. Sin olvidar que los años pasan, y probablemente guardemos también ropa que ya no es de nuestra talla. Si alguna vez llegara a servirnos de nuevo, seguro que habría pasado de moda.

La lista de la compra también para la ropa

Si una regla básica del ahorro en el supermercado es hacer una lista de la compra, ¿por qué no seguimos la misma lógica con la ropa? Para ello, proponemos emplear todo el tiempo que sea necesario y conseguir una lista de las prendas que realmente necesitamos que nos ayude a no comprar por impulsos y a no dejarnos manipular por la publicidad.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que normalmente nos vestimos de forma diferente en las tres esferas de nuestra vida: la profesional, la social y la personal. Por eso, nuestra lista de prendas deberá dividirse en tres partes en la mayoría de los casos.

Una vez decidido cuántas prendas y de qué tipo necesitamos, es interesante pensar en prendas básicas de colores neutros, de una calidad aceptable que puedan mantener un buen aspecto con el paso del tiempo, y prendas para combinar con estas, que pueden ser más baratas y renovables cada año. De esta forma, con un gasto mucho menor en cada cambio de temporada, podemos disfrutar de un armario a la moda, combinando el fondo de armario de prendas básicas con camisetas y complementos de temporada.

Una buena opción en este campo es limitar un poco la paleta de colores para poder combinar de más formas toda nuestra ropa. Por ejemplo, priorizar nuestras dos tonalidades favoritas nos ayudará a ahorrar a la hora de comprar.

Con una buena base de fondo de armario, que no tiene por qué ser demasiado amplia, podremos renovar toda nuestra vestimenta cada cambio de temporada. Eso sí: es importante seguir aplicando los mismos consejos cada vez que vayamos de compras, y tirar o donar lo que ya no utilicemos, de forma que el armario se mantenga siempre ordenado y a la moda.