Blog

Ahorra comparando las ofertas de todos los bancos

Con la situación financiera actual, las familias miran hasta el último euro para conseguir llegar a fin de mes. Muchas veces, los préstamos asnef pueden ayudar a cubrir un imprevisto o a salir de un bache económico importante, pero es necesario recordar que lo mejor es no tener necesidad de solicitar un préstamo. Y, aunque parezca mentira, los bancos pueden ayudarnos a conseguirlo.

Compara lo que ofrecen los distintos bancos

La primera comparativa debería hacerse online, ya que en Internet puedes encontrar toda la información general sobre las distintas ofertas, y así empezarás a tener claro qué banco se ajusta más a tus necesidades.

El siguiente paso es acudir en persona a las oficinas bancarias y hablar con sus empleados. En algunos bancos interesados por captar nuevos clientes probablemente te hagan mejores ofertas que las condiciones generales, dependiendo de tu perfil financiero.

La nómina, el arma más poderosa

Domiciliar la nómina suele ser lo que buscan casi todos los bancos, ya que supone un ingreso fijo en tu cuenta y conlleva unos gastos y domiciliaciones que les aseguran que no estás abriendo una cuenta “fantasma” y que te convertirás en un buen cliente que tiene esa entidad como referencia en todas sus actividades financieras. A partir de ahí puedes empezar a solicitar que te rebajen los gastos de gestión, por ejemplo.

Una nueva modalidad que empieza a tener mucho éxito son las cuentas remuneradas para aquellos que llegan más holgadamente a fin de mes. Este producto es muy interesante para el ahorro familiar, pero no compensa si sabes que no vas a poder ahorrar nada. Al final funcionan como si tuvieras un pequeño depósito a plazo fijo, pero teniendo todo tu dinero disponible a la vista.

La tarjeta de crédito o débito, la más barata

En los planes de ahorro familiares lo mejor es intentar conseguir tarjetas gratuitas, que las hay, o lo más baratas posible. Además, es recomendable usar la de débito más a menudo que la de crédito, puesto que lo cargan inmediatamente y no nos llevaremos sorpresas desagradables con el cambio de mes. Las tarjetas de débito ayudan a no gastar más de lo que tenemos.

Las tarjetas de crédito caras tal vez ofrezcan otras ventajas, pero no compensan en las economías familiares actuales y pueden suponer un problema en lugar de un beneficio, además de un gasto extra que no se necesita.

Tal vez ha llegado el momento de revisar la hipoteca

Si ya has pagado la mitad o más del importe, eso quiere decir que tu hipoteca ya está “madura” y conlleva poco riesgo para el banco, porque ya no vas a dejar de pagar. En ese caso, si las condiciones de tu hipoteca no eran especialmente buenas, ha llegado el momento de buscar nuevas posibilidades y hacer números para comprobar si te compensa cambiar de entidad. Ten en cuenta que puede haber comisiones de amortización anticipada o de apertura de la nueva hipoteca, por lo que es conveniente revisar todos los factores.