Hay momentos en los que debemos afrontar frente algún gasto imprevisto, o simplemente necesitamos liquidez para darnos un capricho. Realizar el pago trimestral del IVA de los autónomos o pagar una multa de tráfico. Para todas estas contingencias lo más efectivo es recurrir a los créditos rápidos online. Desde el ordenador, tablet o smartphone, ya es posible solicitar el dinero necesario para solventar este tipo de situaciones.

Los minicréditos rápidos están pensados para resolver problemas económicos de menor cuantía, pero que nos colocan en incómodas situaciones y si no se resuelven, pueden derivar en gastos más importantes. También son de gran utilidad para aprovechar la ocasión de adquirir una ganga en las rebajas o para comprar un billete de avión a precio low cost.

Prestador Es hora de ponerseе Interés 0% Primer préstamo Max préstamo Período Obtener préstamos
vivus 15 min Yes 50 – 300 € 900 € 30 días
netcredit 15 min Yes 50 – 300 € 600 € 30 días
Dineo 8 min Yes 50 – 300 € 300 € 30 días
creditomovil 15 min No 50 – 300 € 700 € 30 días
Moneyman 15 min No 50 – 1200 € 1200 € 4 meses

Qué son los créditos rápidos online

Se trata de una financiación, generalmente, de pequeñas cantidades económicas, (en general, hasta un máximo de 3.000 €), que podemos solicitar directamente desde la página web correspondiente, rellenado una solicitud y presentando el DNI. Puesto que en los préstamos rápidos las cantidades son relativamente modestas y sin papeleos, en un plazo máximo de 24 horas, tendremos el dinero concedido y depositado en la cuente bancaria.

Los créditos rápidos online se conceden con facilidad, siempre y cuando el plazo de devolución propuesto se adecúe a una economía doméstica y la cantidad solicitada se pueda devolver de forma realista; no es conveniente solicitar cuotas muy elevadas que después no se puedan devolver o hagan dilatar el pago excesivamente.

Existen dos grandes tipos de créditos rápidos online, en función de su cuantía económica y con diferentes condiciones, aunque con un concepto similar:

  • Los minicréditos rápidos, pensados para pequeñas cantidades, generalmente menores de 1.000 euros, con una concesión prácticamente inmediata una vez presentada la solicitud y copia del documento nacional de identidad. No es necesaria la presentación de la nómina y el plazo de devolución suele ser menor de tres meses.
  • Los préstamos rápidos, de hasta 3.000 euros, con plazos de amortización de seis meses a tres años . En estos casos suele ser necesaria la justificación de unos ingresos mínimos mediante la presentación de la nómina si trabajas por contrato, o la declaración de la renta si eres autónomo.

También pueden solicitarse préstamos online de cantidades superiores, y en este caso la documentación a presentar debe justificar unos ingresos regulares. Es habitual que se pregunte el motivo para el cual se solicita la financiación y algún tipo de garantía adicional. Una vez comprobada la veracidad de la información, el crédito se concede en un plazo máximo de 48 horas.

prestamos rapidosDiferencia entre los créditos rápidos online respecto a los métodos de financiación tradicionales

Se elimina la incomodidad que supone la visita a la entidad financiara habitual para contarle a un extraño los problemas económicos personales y esa sensación de ser examinado y juzgado. El sistema de solicitud online permite presentar la solicitud de forma rápida sin tener que depender de la opinión del empleado del banco.

Puesto que en la mayor parte de los casos la cantidad solicitada es de menor cuantía, el riesgo para la entidad financiera es muy reducido. Por tanto, no es preciso justificar la actividad económica personal ni presentar garantías o avales de terceras personas. Simplemente con un contrato firmado entre ambas partes y la garantía personal o profesional del solicitante, es suficiente para la concesión del préstamo.

La burocracia y el papeleo es otro de los inconvenientes de las entidades financieras al uso, puesto que para cualquier operación de crédito, por modesta que sea, hay que presentar un gran número de papeles. Nóminas, contratos, declaraciones de la renta y/o del IVA, justificación de otros préstamos, declaraciones de bienes, garantías o avales. En los préstamos rápidos, en la mayor parte de los casos, basta con hacer, la solicitud y facilitar el número de DNI.

La rapidez en la concesión de los préstamos es otra de las grandes diferencias con respecto a la banca tradicional. Para cualquier operación financiera en la oficina del banco parece que el tiempo se detiene, nadie tiene prisa y “existen muchas solicitudes que estudiar, no solo la suya”, una expresión muy habitual. ¡Y lo peor de todo es que en muchos casos la respuesta es negativa, porque en el departamento de riesgos no acaban de verlo! En los créditos rápidos online, las respuesta es inmediata, objetiva y transparente.

¿En que situaciones es interesante acceder a los créditos rápidos online?

Realmente, salvo para las grandes empresas, para el resto de financiaciones domésticas, o incluso para los autónomos, los préstamos rápidos son la solución definitiva ante los problemas de liquidez puntual.

¿Necesita reformar el baño de casa porque ya nos puede esperar más para cambiar la peligrosa bañera por la comodidad de una ducha? ¿Está cansado de pagar los recargos de la Seguridad Social o la declaración trimestral del IVA, por retrasarse dos días en el pago? No hay duda de que este tipo de créditos, por su rapidez y facilidad en la gestión, son la solución a este tipo de situaciones.

Frente a la incomodidad en la gestión de los préstamos de los bancos al uso, con el escrutinio del personal bancario, el tiempo perdido en papeleo y la probabilidad negativa a la concesión del préstamo, este sistema de financiación es rápido y eficaz. Los préstamos rápidos permiten, desde la comodidad el hogar o despacho, gestionar los problemas económicos en un plazo breve y con una resolución positiva en un plazo máximo de 48 horas. Los microcréditos rápidos resuelven los problemas cotidianos de día a día.